CAV
Áreas
Lo nuestro Temas

Pública
Privada
Laborales
Universidad
E. Infantil
F. Profesional

Pública
E. Infantil
Primaria
Secundaria
F. Profesional
Universidad

Política educativa
Salud laboral
Mujer
Interculturalidad
Mov. sociales
Crisis

Señas de identidad
Eilastasuna
Publicaciones
Notas de prensa
Contacta
Afíliate
 

LOE
Bullying
Euskara
Presupuestos
Colaboraciones

AGENDA
FOROS
Normativa
Sitios de interés
Formato PDF
en stee-eilas
 
Libros de texto y sexismo
Artículo de Ana Pérez Pérez y Olga Sánchez Núñez. Integrantes de la Secretaría de la Mujer de STEE-EILAs

¿POR QUÉ NO HAY RASTRO DE HYPATIA DE ALEJANDRÍA, LA GRAN CIENTÍFICA DE LA ANTIGÜEDAD, EN LOS LIBROS DE TEXTO?.

LO QUE NO SE NOMBRA NO EXISTE, ¿la invisibilización no es otra forma de agresión?

El principio de no discriminación entre mujeres y hombres está socialmente aceptado y reconocido como derecho en las distintas legislaciones, pero todavía hoy no es una realidad social y esto tiene su reflejo en la escuela.

Aunque se suscriben ideales de igualdad, la escuela continúa actuando como vehículo de la invisibilidad que sufrimos las mujeres en las distintas áreas, tanto en las técnico-científicas como en las relacionadas con las lenguas y la historia. Todo esto está patente en muchos aspectos de la vida escolar. Uno de esos aspectos son los libros de texto que no están exentos de los esquemas discriminantes que siguen existiendo en nuestra sociedad. De ahí que desde STEE-EILAS, sindicato de Enseñanza, exijamos la revisión e identificación de los prejuicios sexistas en los libros de texto ya que estos figuran entre los más eficaces agentes de transmisión de las normas, valores e ideologías sexistas y patriarcales.

La escritora inglesa Virginia Woolf escribía con fina ironía en “Una habitación propia” (1929) acerca de la ausencia de la experiencia femenina en los libros de historia. Un siglo atrás, y en la misma Inglaterra, otra autora, Jane Austen describía, con hastío, en“La abadía de Northanger” (1818), el recuento interminable de guerras y conflictos a que se reducía normalmenteel contenido de los libros de historia, en los que “los hombres me resultan casi siempre estúpidos y de las mujeres apenas se dice nada”.

Es evidente que la exclusión de las mujeres en la narración histórica, su eliminación como sujetos históricos, como hacedoras del pasado, era, al mismo tiempo, síntoma de la marginación que se operaba en el ámbito de lo social.. Así lo advertía, ya a comienzos del s.XV, la humanista Cristina de Pizan que, en “La ciudad de las damas” (1405), estableció toda una genealogía de mujeres valiosas como paso previo a su propósito principal: establecer modelos de comportamiento en los que las mujeres sabias podían mirarse y reconocerse como seres inteligentes y virtuosos.

El tiempo transcurrido desde entonces hasta la actualidad nos habla de derechos conquistados, de igualdad jurídica establecida y, curiosamente, la perpetuación de los contenidos tradicionales es la tónica dominante en el conjunto de nuestro sistema educativo, en todas las materias: ciencias sociales, literatura, matemáticas, tecnología...

También curiosamente las diferentes regulaciones de la política educativa por medio de los diseños curriculares básicos han introducido instrucciones para la elaboración de material no sexista y el reforzamiento de la igualdad de oportunidades como un contenido transversal. Pero, a la vista de los resultados queda patente que ha sido una pura retórica que no se ha llevado a la práctica. Pese a las buenas intenciones de los textos legales (LOGSE 1990) de combatir el sexismo en la escueladonde la coeducación se presentaba como un logro de nuestra democracia, los resultados hoy por hoy no son halagüeños. Las últimas tendencias denuncian la uniformización en pro de un modelo masculinizante dominante, tomado como patrón óptimo en el que se diluye la diferencia femenina en la escuela simplemente mixta que no, verdaderamente coeducadora.

Especial interés hay que prestar al análisis del sexismo en los libros de texto, considerados éstos como herramientas para la transmisión de conocimiento, pero también de modelos, actitudes y valores que en la mayoría de los casos refuerzan los roles sexistas discriminando así a la mitad de la ciudadanía, las niñas, jóvenes adolescentes y mujeres.

En la mayoría de los libros de textos hay una escasa presencia de personajes y colectivos femeninos, se utiliza el falso universal masculino,además de los inquietantes genéricos e indeterminados que no engloban a la especie humana al completo, así como la recurrencia de los temas tradicionales de historia política, bélica-heroica, donde los hombres son los protagonistas y las mujeres escasean en el patrón del éxito, la ocultaciónde la actividad femenina en ámbitos como el trabajo, la cultura...

No sólo nos discriminan las palabras, sino también los iconos en los que o no estamos cuando se trata de las ciencias y de la tecnología, o si estamos son para representar los papeles tradicionales: papel reproductivo, de madres y cuidadoras, ayudantes de la especie masculina... o diciendo “las matemáticas son difíciles”.

Se echa en falta una actuación determinante para afrontar el sexismo en los libros de textos, por eso desde STEE-EILAS vemos necesario que la administración forme equipos de especialistas encargados de rescribir la historia , de componer el manual no sexista que respete las manifestaciones que muchas mujeres han aportado a lo largo de la historia desde la física, las matemáticas, la literatura, la tecnología, la filosofía... Desde las leyes de igualdad , ya, es hora de pasar de la retórica y de lo políticamente correcto, a poner en práctica todo lo que sabemos en aras de la igualdad.

Podríamos empezar, quizás por la formación de nuestro futuro profesorado, crear una docencia con afanes coeducativos. Pero, parece que se margina esta posibilidad en la formación que hace que se perpetúe la minusvaloración de lo femenino en la educación de la ciudadanía.

Todas las leyes educativas, desde la LOGSE, pasando por la LOCE y la actual LOE, tienen como norma el principio de igualdad entre los sexos y el rechazo de cualquier discriminación. Sin embargo, no es una realidad en nuestros centros educativos. La transmisión del saber por medio de los libros de texto mantienen los estereotipos de género, por lo que es casi imposible transformar la escuela ya que éstos no hacen justicia al no introducir en ellos el saber de las mujeres. De nuevo, la ciencia, la literatura, la tecnología, la historia no tienen rostro de mujer. George Eliot, autora romántica, ya lo exponía en su gran novela con doloroso e inteligente sarcasmo “Middlemarch” (1871) “las mujeres son dignas de estudios científicos (...) son el sexo débil (...) no son capaces de casi nada (...) son ligeras, inconstantes...”.

Los pensadores jónicos de hace más de dos mil quinientos años inventaron dos cosas fundamentales e, indisolublemente unidas, para el desarrollo del pensamiento: la ciencia y el ateísmo. En esta época nació Hypatia de Alejandría (S.IV de nuestra era), en el cénit de la edad antigua y en el ocaso de la misma y toda la sabiduría de la civilización antigua no murió de muerte natural sino que fue asesinada. Sus asesinos tienen nombres, uno de ellos fue Cirilo, la encarnación de un movimiento oscurantista que sumió a Europa en uno de los períodos más funestos de su historia. La creación de las religiones y, en particular, del cristianismo ha sumido a la historia en un retroceso, especialmente peligroso para las mujeres.

Para mayor mal que bien, las enciclopedias y las historias de la ciencia han sido escritas, en su mayoría, por hombres, quienes han partido del prejuicio misógino de que las mujeres nada tienen que hacer en el campo de las ciencias. A esto se añade que tendemos a considerar el desarrollo de las ciencias como la obra personal de unas cuantas figuras destacadas y no como la laboriosa actividad de millares de personas dedicadas a arrancar sus secretos al mundo que nos rodea. Pero incluso bajo este prisma deformado de la ciencia como producto de un puñado de personalidades ilustres, el nombre de Hypatia no tendría que brillar por su ausencia. Si esto ocurre es porque manos masculinas se han encargado de borrarlo de los anales.

El nombre de muchísimas mujesres poetas, filósofas, matemáticas, físicas...ha sido simplemente tachado de la historia.

Ha llegado el momento de hacer justicia y de exigir a las administraciones que la coeducación sea una realidad y que todo libro de texto que no introduzca el saber de las mujeres tenga que ser rechazado. STEE-EILAS como sindicato de enseñanza exigirá a las diferentes administraciones que las leyes se cumplan.

¿Será una oportunidad la nueva asignatura de Educación para la ciudadanía que plantea la LOE?.Nuestro deseo es que las mujeres como Hypatia , Clara Campoamor, Catalina de Erauso, Bizenta Mogel, Arantxa Urretabizkaia, MªAsun Landa, Maialen Lujanbio… todas estén reconocidas y representadas como se les debe, que sean modelo para las niñas-os, las-os adolescentes y las mujeres y hombres.